Legislatura de la Provincia de Córdoba

Postal de época. Recuerdo de Córdoba (Rep. Argentina) La Legislatura. S/f.
Córdoba ciudad, República Argentina.

(Manuscrito fechado el 11 de Junio de 1908)
(MLP│Marcelo Loeb Postcards)(SKU: 271193185997)(Gentileza Marcelo Loeb)

Legislatura de la Provincia de Córdoba

La Legislatura de la Provincia de Córdoba esta ubicada en la intersección de las calles Deán Funes y Rivera Indarte de la ciudad de Córdoba. El edificio actual de la Legislatura de la Provincia de Córdoba fue construido en dos oportunidades: la primera entre los años 1883 a 1885 y la segunda entre 1913 a 1918.
La primera parte del edificio se levantó a merced de las gestiones de las autoridades municipales de la Ciudad de Córdoba, en un terreno que fue adjudicado a don Juan Ludueña, quien llegó a estas tierras con don Jerónimo Luis de Cabrera en 1573.
Esa primera construcción fue por espacio de cuatro años sede del gobierno comunal; y en 1889 pasó a poder del Gobierno de la Provincia, destinándose a la Honorable Legislatura. La segunda parte se levantó en terrenos adyacentes al viejo palacio de la Legislatura y como obras de ampliación, teniendo en cuenta los adelantos de por entonces pero sin romper la armonía de lo ya construido.
Las primeras Salas de Representantes de Córdoba y Legislatura de la Provincia entre los años 1820 y 1889 estableciéronse en diferentes locales. Al principio funcionaron en una casona colonial en la esquina de las actuales calles Buenos Aires y Entre Ríos, donde hoy se levanta el Hotel Windsor. Posteriormente y debido a la caída del techo de la pieza donde se realizaban las sesiones, la Sala fue trasladada a uno de los salones del Cabildo, lugar donde ya tenía su residencia el Poder Ejecutivo, Poder Judicial y la Central de Policía de la Provincia.
En planillas de gastos encontradas en el Archivo Legislativo consta que se pagaba, en el año 1825, 12 $ (doce pesos) mensuales en concepto de alquiler de dicho local. Dentro del Cabildo la Sala de Representantes y luego las Cámaras de Senadores y Diputados funcionaron en distintos locales del edificio. Hubo ocasiones en que el recinto de sesiones estuvo en la planta baja del Cabildo y otras en el primer piso, sobre el ala que daba sobre la plaza San Martín.
El 3 de Agosto de 1880 y bajo la presidencia de Nicolás Berrotarán la Corporación Municipal decidió ''Destinar de las Rentas Generales hasta la suma de 50.000 $ (cincuenta mil pesos) bolivianos, en 7 (siete) anualidades para la construcción de una casa municipal y adquisición de terreno correspondiente''. La compra de dicho terreno debía ''… hacerse en algún punto comprendido por las calles 9 de Julio y 25 de Mayo al norte, por las calles Rivadavia y Buenos Aires al este, por las calles Entre Ríos y Caseros por el sud y por las calles Independencia y San Martín al oeste''. El 4 de Agosto de 1882 el Concejo Deliberativo consideró la oferta que había realizado el vecino Felipe Díaz ante el Departamento Ejecutivo, quien ofrecía a la Comuna, pera levantar el Palacio Municipal, una casa de su propiedad situada en la intersección de las calles Deán Funes y Unión (hoy Rivera Indarte) estipulando el precio de la misma en 10.667.oo $ fuertes (diez mil seiscientos sesenta y siete pesos fuertes), o sea 13.999 $ (Trece mil novecientos noventa y nueve pesos) bolivianos.
Aprobada la oferta del señor Díaz, el 9 de Agosto se labró la escritura de traslación de dominio por ante el escribano del Registro N°4, Donaciano del Campillo. Como compradores, por el Gobierno municipal, comparecieron los representantes Juan M. de la Serna, Marcelino Gacitúa, Dídimo Ponce, Wilfredo Torres y Ernesto Bancalari. En la escritura se consignaron las medidas de la propiedad: 24 varas, 25 pulgadas más o menos por la calle Deán Funes, 46 varas, 16 pulgadas más o menos por la calle Unión; además de un martillo saliente al norte en el tercer patio de la casa de 12 varas, 1/3 pulgadas más o menos de largo por 13 varas de ancho.
Los linderos eran: al sud calle Deán Funes, al oeste calle Unión, al norte con derechos de la testamentaria de Juan Antonio Álvarez, propiedad en esos días de José María Fragueiro y al este con una propiedad de Federico Helguera.
Se estableció ese mismo día un Consejo Ejecutor para que llevara a cabo la propuesta y compra de lo establecido, disponiendo que el 1º de Diciembre del mismo año se realizara un certamen al objeto de precisar los mejores proyectos del Palacio Municipal.
Se fijaron tres premios para los mejores proyectos: el primero de 500 $ (quinientos pesos) fuertes, el segundo de 400 $ (cuatrocientos pesos) fuertes y el tercero de 200 $ (doscientos pesos) fuertes, acordándose a los tres un diploma como constancia de haber obtenido premio.
El 24 de Abril de 1883 el Consejo Ejecutor en sesión presidida por el Vicepresidente del Cuerpo, Marcos N. Juárez, aprobó el proyecto presentado por la Comisión de Obras Públicas al citado consejo. La construcción del edificio entonces se comenzó en 1883, se guió en 1884 y en Febrero de 1885 se realizaban las obras suplementarias. Los referidos trabajos consistían en la colocación de balaustradas de mármol en los corredores del piso alto, barandas en la escalera principal de igual material y zócalo del frente del edificio.
La terminación y habilitación se produjo en Mayo de 1885. En el nuevo local municipal se agruparon todas las oficinas municipales y se destinó un salón para el Honorable Consejo. Según Santiago Albarracín, en su obra titulada ''Bosquejos Histórico, Político y Económico de la Provincia de Córdoba'' al referirse al Palacio Municipal dijo: '' … de edificación moderna, es uno de los mas elegantes y lujosos monumentos con que cuenta Córdoba, su espacioso vestíbulo está ricamente decorado y sus grandes salones del piso superior espléndidamente amueblados y ornamentados; situado en la esquina que forman las calles Deán Funes y Rivera Indarte, ostenta en esta parte una hermosa torre cuadrada de muy buen efecto''.

El Palacio Municipal es comprado por el Poder Ejecutivo para Legislatura
El Intendente municipal de la ciudad de Córdoba, Luis Revol, con fecha 21 de Mayo de 1889, presentó un proyecto de Ordenanza a la Corporación Municipal, proponiendo la venta, por parte de la Municipa1idad de Córdoba, del edificio del Palacio Municipal al P.E. provincial. El 7 de Junio, en sesión presidida por Manuel González, la Corporación, y conforme al despacho de la Comisión de Hacienda y Obras Públicas, autorizó al Intendente para vender al Gobierno de la Provincia el Palacio Municipal. La citada Ordenanza fue promulgada por el intendente Revol el 17 de Junio. Con fecha 28 de Junio la H. Cámara de Senadores, en sesión presidida por Vicegobernador agrimensor Eleazar Garzón, aprobó el proyecto de Ley remitido por el P.E. autorizando la ad quisición del Palacio Municipal de esta Capital. Con la aprobación de ambas Cámaras quedó sancionada la Ley Nº1147. En el primer artículo autorizaba al P.E. ''… para adquirir en propiedad por el precio de tasación el Palacio Municipal de esta ciudad''. Dicha tasación se fijaba que debía ser practicada por uno o más peritos nombrados de común acuerdo por el P.E. y el Intendente municipal. El escribano del registro Nº2 de la ciudad de Córdoba con fecha 20 de Julio labró la escritura Nº228, por la cual se concretó el traspaso del edificio del Palacio Municipal a la Provincia. En la fecha citada el escribano Rodríguez se constituyó en el despacho del Ministro de Gobierno, Dr. José Figueroa Alcorta quien había sido debidamente autorizado por el gobernador de Córdoba para firmar la operación. Por la Municipalidad compareció el Intendente Revol en representación de la parte vendedora. La venta se hizo por un total de 156.895,20 $ (ciento cincuenta y seis mil ochocientos noventa y cinco pesos con veinte centavos) moneda nacional de curso legal. La tasación del costo de la venta fue realizada por los peritos del Departamento Topográfico y Hacienda de la Provincia.

¿Por qué la Municipalidad de Córdoba enajenó a favor de la Provincia el Palacio Municipal?
El Palacio Municipal era uno de los edificios más importantes de la ciudad de Córdoba al año 1889. Conjuntamente con el Banco de la Provincia, el Teatro Rivera Indarte (hoy General San Martín), la Cárcel Penitenciaria, el Club El Panal y el hospital de Clínicas, eran las construcciones más modernas de la ciudad. Por entonces, eran muy escasas las casas de familias de dos plantas, aún se conservaba la edificación chata, simple y casi uniforme de la época colonial. El Palacio Municipal de Córdoba era único en su género en el interior del país. Los viajeros llegados a la ciudad admiraban sus líneas modernas y majestuosas, que se alzaban en medio de construcciones de adobe muy antiguas. Su torre, única, se destacaba entre las cúpulas de las iglesias. Según comentarios recogidos en crónicas de la época, las grandes recepciones celebratorias de la Revolución de Mayo e Independencia, en los años 1885 a 1888, se realizaron en el salón que servía al Concejo Deliberante en el primer piso, sobre la calle Deán Funes. Pero ¿por qué la Comuna vendió su Palacio Municipal al P.E. Provincial?.
La ciudad de Córdoba desde 1881 contaba con los servicios de agua corriente y alumbrado público, obras emprendidas por la Municipalidad, pero que tuvo que financiar la Provincia. Con el correr de los años se llegó al convencimiento de que los servicios debían estar en poder de la Municipalidad por ser de su jurisdicción y se resolvió hacer la transferencia. Es entonces cuando al no tener la Municipalidad los recursos necesarios, es que se acuerda la venta de propiedades (terrenos), concretar un empréstito para recaudar los fondos necesarios y, a último momento, ofreció su Palacio Municipal al P.E. Provincial, para que este le diera destino.
En un primer momento se pensó en ubicar en él la sede del P.E. de la Provincia (que funcionaba en el Cabildo), pero luego se decidió destinarlo al Poder Legislativo, que desde hacía varios años buscaba un local adecuado para el cumplimiento de sus funciones. El 19 de Julio de 1889, por ante el escribano del Registro Nº2 de la ciudad de Córdoba, Manuel C. Rodríguez, en el Despacho del Ministro de Gobierno de la Provincia, compareciendo el titular del mismo, doctor José Figueroa Alcorta, en representación del Ejecutivo (según decreto del 6 de Julio) y el doctor Luis Revol en presentación de la Municipalidad.
Se transfirió así a la Municipalidad las usinas de gas y agua corriente, terrenos, edificios, maquinarias y útiles existentes que les pertenecían. La usina de gas estaba construida en un terreno situado entre las calles Salta y Vélez Sarsfield, barraca de Pedro A. Peñaloza y el río Primero, cuya superficie era de 6.561 m2. En tanto, la usina hidráulica, depósitos de decantación, molinos, bombas y dependencias se encontraban en un terreno situado en la antigua quinta conocida como del señor Celman, lindando al sud con derechos testamentarios de Tomas Funes, al norte con derechos de Pedro A. Peñaloza, al poniente acequia municipal y derechos de Teodomiro Páez y por el naciente con una calle privada. La venta se hizo por 750.000.oo $ m/n. ( setecientos cincuenta mil pesos moneda nacional).
La Municipalidad hizo la compra con acuerdo del Concejo de fecha 28 de Junio de 1889. Por su parte el P.E. Provincial, habia sido autorizado por una ley sancionada por ambas Cámaras el 3 de Julio de 1889.

Ampliación del edificio de la Legislatura
Manuel de la Lastra, con fecha 8 de Agosto de 1908, se dirigió al Ministro de Hacienda de la Provincia, Luis Achaval, manifestandole que poseia en la calle Rivera Indarte, un terreno colindante al edificio de la Legislatura. En la misma nota de la Lastra hace presente que el terreno de la H. Legislatura es ''completamente irregular en la parte que colinda con el mio, resultando una evidente conveniencia para el Gobierno adquirir mi propiedad, en su totalidad o en parte''.
Al final de la nota de la Lastra agregaba: ''Esta adquisición es necesaria a fin de dar a la H. Legislatura las comodidades de que carece''. La Ley de compra de la propiedad de Manuel de la Lastra para ampliación del Palacio Legislativo lleva el N°2039 y su texto es el siguiente: ''Autorízase al P.E. de la Provincia para adquirir en compra al Sr. Manuel de la Lastra una casa de su propiedad situada en esta capital, calle Rivera Indarte contigua al Palacio de la Legislatura, por el precio de 30.000.oo m/n (treinta mil pesos nacionales). Este gasto se hará con el producido de la venta de tierras fiscales, imputándose a la presente''.
El 19 de Enero de 1909, por ante escribano del Registro N°2, Secundino del Signo, se labró la Escritura N°9, por la cual Manuel de la Lastra vendía al Gobierno de la Provincia el terreno destinado a ampliación del Palacio de la Legislatura. En representación del P.E. Provincial firmó la escritura el Ingeniero Luis Achaval, Ministro de Hacienda, Colonias y Obras Públicas.

El Arquitecto Juan Kronfuss y su destacable labor para la ampliación del edificio de la Legislatura
Sancionada la Ley N°2250, el Departamento de Arquitectura de la Provincia elaboró los proyectos y planos de las obras de ampliación del edificio de la Legislatura, los cuales fueron aprobados por el Ministerio de Obras Públicas y las autoridades de ambas cámaras en su oportunidad. El Gobernador de la Provincia, doctor Ramón J. Cárcano, con fecha 1° de Octubre de 1913, por decreto N°1395 Serie A, aprobó ‘’el presupuesto, pliego de condiciones y especificaciones de las obras de ampliación y reparo del edificio de la Legislatura. Y el 15 de Abril de 1914 se aprobó por decreto Nº2759 el contrato celebrado entre el Director General de Arquitectura, ingeniero Elías Senestrari y el Sr. Eugenio Bonnemort, para la realización de las obras de ampliación del edificio de la Honorable Legislatura. En Noviembre de 1915 se hace cargo de la Dirección General de Arquitectura el arquitecto Juan Kronfuss, quien como primera medida Inspeccionó las obras públicas en ejecución.
El 15 de Diciembre de ese mismo ano, informa al Ministerio de Obras Públicas e Industrias sobre el estado en que se encuentran aquellas que se venían realizando en el edificio de la Legislatura, manifestando que los planos del proyecto existente, preparados ante anteriormente por la Oficina de Arquitectura y que ya habían tenido un principio de ejecución, no estaban de acuerdo con las dimensiones efectivas del terreno en donde se debían construir las obras, notándose una diferencia en menos de 0.40 m de frente por 0.70 m de fondo; además existía un martillo en la medianera con la propiedad de los señores Sappia Hnos., cuyas dimensiones y posición, no coincidían con el terreno en el proyecto de referencia. Como consecuencia lógica, sus medidas -estimaba Kronfuss- no servían para realizar la construcción. Mas como los cimientos estaban en gran parte ya levantados, se debían adaptar en lo posible a las reformas que debieran introducirse en el proyecto, a efectos de ocasionar la menor cantidad posible de gastos. Aclaraba tambien en su informe que para el muro del frente estaban construidos los cimientos sin que existieran los planos correspondientes de la fachada.
Kronfuss manifestaba además haber realizado un estudio completo de los planos, sobre los que hacía las siguientes 'notables' observaciones:
1°) En el proyecto no existía acceso separado a la barra. El público debía utilizar la escalera principal del edificio pasando por el foyer de la Sala de Sesiones para poder penetrar al local destinado a los espectadores.
2°) La escalera se había proyectado con una altura de 2,30 mts entre los descansos, dimensión que no correspondía a una escalera de esa importancia.
3º) La Sala de Comisiones de la Cámara de Diputados no tenía otra entrada que por la Secretaría y por el recinto mismo.
4°) Se había omitido en el plano la instalación de la calefacción para la Sala de Sesiones, ascensores, cocina y en general en todas las dependencias necesarias para un edificio de esta naturaleza.
5º) La construcción de la barra se había proyectado con un criterio inexplicable, dadas las condiciones normales en que podía resolverse su ejecución.
6º) En el proyecto no se hacia descansar la obra del local de la barra sobre la base de los muros que se levantaban debajo de la misma, sino que la suspendía de un sistema de tirantería de los techos, lo que resultaba de difícil ejecución, peligrosa para el futuro y costosa para el Superior Gobierno de la Provincia. La construcción así planteada, obligaba a realizar una entrada a la barra, por el foyer del recinto que quedaba debajo de ella, resultando para este último de reducida altura (2.40 m). Como la Sala de Sesiones sobresalía respecto del techo del edificio existente, podía aprovecharse totalmente el piso con un pequeño gasto mas. Tenía en cuenta, además, que el cielorraso de la Sala como la ventilación y la arquitectura general no habían sido estudiados con la suficiencia que requería una construcción de esta índole e importancia, y se acotaba que después de la revisión completa del proyecto debían introducirle una reforma total, tanto en su parte arquitectónica que no estaba en relación con el edificio como en su distribución pues resultaba incómodo e inadecuado.
7º) En cuanto a la parte administrativa se dejaba constancia que los planos para la ejecución de la obra no estaban firmados por el contratista, sin duda por no haber sido entregados a tiempo, destacando que la dificultad principal se hallaba en el presupuesto, en base a cuyos precios se había formulado el contrato respectivo y naturalmente tenía que sufrir variaciones con las alteraciones del proyecto y modificaciones en la distribución del edificio. Finalmente, el arquitecto Kronfuss estimaba que como para algunos trabajos no existían precios, debía formularse un presupuesto nuevo, de acuerdo con el proyecto definitivo, el cual comprendería todos los trabajos a realizarse, con los planos correspondientes generales y de detalles, que en su mayoría faltaban al ser firmado el contrato de las obras primitivas.
Aclaraba que las estipulaciones de ese contrato, en lo referido a plazos de terminación de las obras, quedaban forzosamente afectados por las circunstancias apuntadas. Con respecto al plazo fijado primitivamente en dicho contrato, advertía que en razón de no haber sido entregado el terreno oportunamente, la construcción sufrió una demora tan considerable que al ser iniciados los trabajos ya habían expirado los términos de su ejecución. Por ello estimaba que las cláusulas del contrato existente con respecto a la fecha de terminación de la obra, no podían ser aplicados estrictamente en su letra, pudiendo sólo servir en su espíritu general, como normas fundamentales de las obligaciones contraídas por el constructor ante el Superior Gobierno para la ejecución del proyecto que sirvió de base a la licitación y realización de las obras.
Al final del informe, Kronfuss solicitaba al Ministro de Obras Públicas e Industrias una autorización especial para proseguir las obras de ampliación de la legislatura de acuerdo con ''su criterio''. No hay una constancia de que el arquitecto Kronfuss fuese autorizado a realizar un nuevo proyecto, pero el 31 de Enero de 1916 ya había elaborado los planos y estaban debidamente autorizados.
Luego de algún tiempo, realizados ya todas las correcciones y trabajos necesarios por parte del arquitecto Kronfuss y pedidos de prórroga para la terminación de las obras por parte del contratista José Bonnemort (a causa de modificaciones en el contrato inicial), con fecha 9 de Noviembre de 1917 se efectuó una inspección de práctica en las obras de la Honorable Legislatura: ''… habiendo constatado que se encontraba en condiciones de ser recibida definitivamente; comprometiéndose el contratista a hacer una segunda limpieza, proceder al cambio de los vidrios rojos del vitreaux de la Sala de Sesiones y de los vidrios de las ventanas grandes y de las banderolas de las puertas de calle; abrir las cuatro puertas que comunican los salones ocupados por el Honorable Senado con el nuevo edificio, cuando haya posibilidad, y hacer retoques generales si hubiere lugar''.
El 21 de Febrero de 1918 el Director General de Arquitectura de la Provincia dio posesión del nuevo edificio de la Honorable Legislatura al Sr. Subsecretario de Gobierno Dr. Pedro Vivas entregándole 62 llaves de la planta baja, 22 llaves del primer piso y 31 llaves del segundo piso.

Inauguración del Nuevo Recinto
La asamblea inaugural del nuevo recinto legislativo fue breve, solo duró 10 minutos. Estuvieron presentes en el acto de inauguración del nuevo recinto de la Legislatura provincial los senadores: José R. Ahumada, Javier S. Álvarez, Rómulo Argüello, José I. Bas, Dionisio Centeno, Ernesto Cordeiro, Alberto Durrieu, N. Fernández Ponce, Francisco Loza, Santos C. Moreno, Lucas A. de Olmos, Arsenio Soria, Julio Torres, Jesús Vidal, Gregorio S. Videla, Jacinto del Viso; y los diputados: Enrique J. Bodereau, Prudencio Bustos, Nicolás Castellano, Lucas Caligniana, Ernesto Lascano, Josa R. Lencina, Pablo C. López, José Heriberto Martínez, Pablo Mariconde, - Roberto Morcillo, Daniel S. Rodríguez, Luis M. Rodríguez, Amado J. Roldán, Emilio S. Sánchez, Crisanto Torres, Julio F. Villalba, Pedro E. Vivas y J. Eloy Llanes.
La asamblea fue presidida por el general don Ramón I. de Olmos, hijo del celebrado doctor Severo de Olmos, varias veces Rector de la Universidad Nacional de Córdoba y Ministro de Justicia e Instrucción Pública del Gobierno de la Confederación Argentina.

La primer sesión realizada en el nuevo recinto
El 18 de Junio de 1918, después de la Asamblea Legislativa inaugural del nuevo recinto, la Honorable Cámara de Diputados a las 21:15 hs. realizó su primera sesión en el local. Por su parte, el Honorable Senado recién se reunió en el nuevo local el 21 de Junio en sesión ordinaria.
El diputado José Heriberto Martínez, al iniciarse la reunión, hubo de decir refiriéndose a las nuevas instalaciones: '' … que hacía votos porque en ese recinto se sienten, siempre, Diputados traídos por el pueblo y dispuestos a trabajar; rindiendo culto a la verdad, a la sabiduría y al patriotismo''.

Mobiliario de la Sala de Sesiones
El arquitecto Juan Kronfuss con fecha 5 de Mayo de 1917 realizó en forma muy prolija todos los planos del mobiliario para la sala de sesiones de la Honorable Legislatura, los cuales habían sido elevados a la Honorable Cámara de Senadores acompañado de un importante y exquisito pliego de condiciones y especificaciones. Con fecha 7 de Mayo la Dirección General de Arquitectura hizo un presupuesto de los muebles para el nuevo recinto de la H. Legislatura de 36.255,oo $ m/n ( Treinta y seis mil doscientos cincuenta y cinco pesos moneda nacional).
En una planilla aparte el arquitecto Kronfuss hizo las especificaciones de muebles para los demás locales de la H. Legislatura, los cuales serían de tipo norteamericano de roble y nogal.

Destino de los muebles del antiguo recinto
El 28 de Mayo de 1921 el Presidente del H. Cabildo Eclesiástico, Monseñor Luis Rosendo Leal, en ausencia del Muy I1ustre Señor Deán Monseñor doctor David Luque, se dirigió al Presidente de la H. Cámara de Senadores, doctor Ger6nlmo del Barco, Solicitando que la H. Cámara tomara las disposiciones conducentes a que las butacas que ocupaban la Sala de Sesiones de la H. Legislatura, y que hablan quedado sin ese destino por la adquisición de nuevo y especial mobiliario, fueran donadas a la Iglesia Catedral. Al cabo de un año de estudios, finalmente así sucedió. De estos sillones, quedaría uno en el despacho del interventor en el Palacio Legislativo (ex Presidencia del Honorable Senado). En cuanto a los pupitres, fueron donados en 1924 al Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba, conservándose dos en la Honorable Legislatura.

El mástil del recinto
Por Ley N°4378 del 16 de Julio de 1953, sancionada por ambas Cámaras de la H. Legislatura, se dispuso por intermedio del organismo correspondiente que el P.E. se mandara construir un mástil en el recinto de la Sala de Sesiones de la H. Legislatura. Por la citada Ley se autorizaba a invertir hasta la suma de 80.000.oo $ m/n, debiendo ejecutarse los trabajos durante el período de receso entre los años 1953/1954. El mástil dentro del recinto de la H. Legislatura fue inaugurado en una Asamblea Legislativa el día 24 de Mayo del año 1954 con la asistencia del entonces Gobernador de la Provincia y los Ministros de Gobierno, Educación, Culto y Justicia ; de Hacienda, Economía y Previsión Social, Salud Púb1ica y Asistencia Social y la presencia de 20 senadores y 21 diputados. Después de entonado el Himno Nacional Argentino, su Excelencia Reverendísima: señor Arzobispo Monseñor doctor Fermín E. Lafitte bendijo la bandera, que a continuación procedió a izar el señor Gobernador. En el acto usaron de la palabra el diputado Roberto Saieg por el bloque de la mayoría y por la minoría el diputado Rogelio Ramón Rodríguez y en nombre del H. Senado el senador Ignacio Rísso Patrón, por la minoría y por la mayoría el senador Juan Carlos Orse.

El Reloj de la Torre de la Honorable Legislatura
Desde un principio el edificio del ex Palacio Municipal luce en su fachada, en la intersección de las actuales calles Dean Funes y Rivera Indarte, una torre rectangular que, unos dos metros antes de terminar en un balcón, tiene en cada una de sus caras una tronera circular; dentro de la torre existe una escalera caracol que lleva al final de la misma. Al Iniciarse las sesiones legislativas en el año 1910 se proyectó instalar en la citada torre un reloj público que ocupara las troneras, con lo que se perseguían dos objetivos: hermosear la fachada del edificio con motivo de celebrarse ese año el Centenario de la Revolución de Mayo y prestar un servicio al pueblo. Por entonces, sólo existían dos relojes públicos en toda la ciudad. La maquinaria e instalación se concretó en el mes de Abril.
El reloj fue instalado en las troneras libres de la torre, donde habían anidado un sin número de palomas que llegaron a ser un problema para las autoridades del Palacio y vecinos de las casas colindantes. El 25 de Mayo de 1910 empezó a funcionar el reloj de la torre de la H. Legislatura.

Campana del recinto
Conforme se ha investigado en Actas de la Sala de Representantes y luego en ambas Cámaras, el Presidente en las sesiones usaba una campanilla de mano para restablecer el orden en las discusiones planteadas entre los legisladores.
En los inventarios encontramos que las campanillas eran de plata o bronce y que cada Presidente saliente, cuando terminaba, se llevaba como recuerdo de haber ocupado el cargo la campanilla utilizada durante su gestión. Los Secretarios de las Cámaras en cada sesión entraban al recinto llevando, además de los libros de Actas y sus lapiceras, la mencionada campanilla. Con el paso de los años las campanillas de mano fueron, sobre todo en un lugar como el Recinto del nuevo edificio, insuficientes, lo que movió a las autoridades a buscar un sistema más acorde con la Importancia del lugar. El Presidente del H. Senado, el 11 de Agosto de 1922 llamó a licitación para colocar en la Sala de Sesiones una campana de orden.
El 9 de Septiembre se aceptó la propuesta presentada por la firma Bigi y Buonacucína, la que ofreció colocar dos campanas en el Recinto iguales a las del Congreso de la Nación. El 26 de Septiembre se colocaron las campanas, y algunos legisladores consideraron que los sonidos eran por demás estridentes.

Epílogo
En la década de los años 1960/70 se hicieron algunas obras de ampliación en el edificio de la H. Legislatura, conforme a planos aprobados por la Dirección General de Arquitectura. Consistieron en la construcción de nuevas salas en la terraza, sobre la calle Rivera Indarte, siendo ocupadas las mismas por el Archivo Legislativo y los Talleres Gráficos (Imprenta y Encuadernación).
Estas nuevas construcciones se realizaron respetando lo ya edificado sin alterar la armonía arquitectónica.
En el mismo período, en forma por demás arbitraria, se cambió el embaldosado de mármol de Carrara que tenía el patio. Esta medida fue comentada negativamente por los medios de prensa y difusión de nuestra ciudad, pues era uno de los patios más fastuosos del medio. Al iniciarse las sesiones legislativas en el año 1973 se habilitaron en la Sala de Sesiones los nuevos equipos eléctricos de micrófonos y amplificadores y parlantes, en el estrado y bancas.

(Legislatura de Córdoba, Historia de su Edificio, 1978)(Biblioteca Dr. Arturo Torres / Honorable Legislatura de la Provincia de Córdoba)
Revision Luisa Biasi/Córdoba de Antaño

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg