Dique Belgrano

Postal de época. Curiosos presenciando la voladura del Dique de Regatas. República Argentina ─ Córdoba. S/f. (Aquilino Fernandez Nº 34).
Córdoba ciudad, República Argentina.

Córdoba ciudad tuvo a finales del siglo 19 la satisfacción de contar con su “dique citadino”.
El muro se construyó a la altura de la actual calle Rivera Indarte, y las aguas contenidas del Suquía formaron el lago “General Belgrano”, bautizado asi el 24 de Setiembre de 1896, día de su inauguración. El embalse, de unos 70 mil metros cúbicos de agua, fue acompañado por distintos ornamentos y se convirtió en un concurrido paseo público, con embarcaciones alquiladas y lugares en los que se podía practicar la natación.
Planificado en 1877 por el gobernador Antonio del Viso, la obra fue ejecutada en 1895 por el intendente Benigno Acosta. La construcción y posterior demolición recayó sobre Belisario A. Caraffa, quien finalizó la obra con el cierre de compuertas en marzo de 1895.
Con el tiempo, este lago también se lo conoció con el nombre de Lago de Regatas.
La demolición del “Dique Belgrano” se debió a la falta de mantenimiento y el temor de que el lago pudiera convertirse en un foco de enfermedades infectocontagiosas. A la suma de problemas, una creciente ocurrida en los días 11 y siguientes del mes de Abril de 1903 afectó a gran parte del Centro.
Con tan solo 8 años de permanencia, este dique y su momento de esplendor quedaron en el recuerdo debido a la desidia de las autoridades correspondientes.

(MLP│Marcelo Loeb Postcards)(SKU: 281096253021)(Gentileza Marcelo Loeb)(El lago de regatas que fue demolido│Carlos A. Page / La Voz del Interior –redacción-)

Dique Belgrano

Córdoba ciudad tuvo a finales del siglo 19 la satisfacción de contar con su “dique citadino”. El muro se construyó a la altura de la actual calle Rivera Indarte, y las aguas contenidas del Suquía formaron el lago “General Belgrano”, bautizado asi el 24 de Setiembre de 1896, día de su inauguración.
El embalse, de unos 70 mil metros cúbicos de agua, fue acompañado por distintos ornamentos y se convirtió en un concurrido paseo público, con embarcaciones alquiladas y lugares en los que se podía practicar la natación.
Planificado en 1877 por el gobernador Antonio del Viso, la obra fue ejecutada en 1895 por el intendente Benigno Acosta.
La construcción y posterior demolición recayó sobre Belisario A. Caraffa, quien finalizó la obra con el cierre de compuertas en marzo de 1895.
Con el tiempo, este lago también se lo conoció con el nombre de "Lago de Regatas".
La demolición del “Dique Belgrano” se debió a la falta de mantenimiento y el temor de que el lago pudiera convertirse en un foco de enfermedades infectocontagiosas. A la suma de problemas, una creciente ocurrida en los días 11 y siguientes del mes de Abril de 1903 afectó a gran parte del Centro.
Con tan solo 8 años de permanencia, este dique y su momento de esplendor quedaron en el recuerdo debido a la desidia de las autoridades correspondientes.


A continuación, el manuscrito del Ing. Belisario Caraffa elevado al Dr. Félix T. Garzón, éste último por entonces Ministro de Hacienda y Obras Públicas, detallando la voladura del "Dique Belgrano" :

─ Córdoba, Junio 19 de 1903.
A’ S.S. el Señor Ministro de Hacienda y Obras Públicas
Dr. Félix T. Garzón
S/D
Señor Ministro:
Con motivo de las crecidas del Río Primero, ocurridas en los días 11 y siguientes del mes de Abril próximo pasado se ha observado un hecho que interesa a la industria de la Provincia y que creo deber poner en conocimiento de S.S. por su alta importancia.
Sabido es que entre las medidas precaucionales que se tomaron para prevenir inundación de los barrios bajos de la Ciudad, se acordó la voladura del Dique Belgrano; operación que fue encomendada al Batallón de Ingenieros de Guarnición en esta Ciudad.
La voladura se hizo aplicando al Dique minas de dinamita y tonita, en cuya operación se emplearon dos días a causa de la gran resistencia que ofreció el muro a pesar de sus pequeñas dimensiones: un metro veinte en corona, dos metros treinta en la base y un metro cincuenta de altura aproximadamente. Observando las fracturas producidas se ha visto que en muchas partes hánse roto las piedras conservándose las juntas, siendo aquellos granitos y traquitas con procedencia de canteras de Calera y Malagueño y los morteros usados formados con cal hidráulica de Santa María Departamento Punilla, elaborado en la Fábrica “La Primera Argentina”, siguiéndose la proporción de 2 x 3. Este Dique construido por el que suscribe se concluyó en 1895; han transcurrido, pues, ocho años solamente, lo que importa haber alcanzado las mezclas una resistencia máxima considerable, demostrando que las cales hidráulicas de esta Provincia, elaboradas por los procedimientos científicos modernos son aptas para todo género de construcciones hidráulicas, pudiendo sustituir con ventaja a los productos análogos introducidos del extranjero, sobre todo en el interior de la República, donde los fletes de ferro-carriles hacen subir su precio encareciendo las obras. La cal hidráulica de “La Primera Argentina” fue empleada también en los Diques San Roque y Mal Paso para formar la totalidad de sus mamposterías así como en todas las obras de arte de los canales de riego, de cuyo excelente comportamiento tuve el honor de dar cuenta a ese Ministerio; siendo de notar especialmente el éxito de esta Cal empleada en la construcción del Dique Empresa Carburo de Calcio de A. Molet, concluido en Octubre de 1900, y donde las aguas se precipitaban desde una altura no menor de 16 metros sin sufrir el más mínimo deterioro.
Ha quedado así consagrado por una ruda experiencia un hecho industrial de la mayor importancia para la Provincia como para el porvenir económico del interior, sobre el cual me he creído en el deber de llamar la atención de S.S. por si es de opinión se llevan estos hechos a conocimiento de las autoridades nacionales y provinciales que corresponda a fin de que pueda aprovecharse esta fuente de riqueza en la construcción de obras hidráulicas del interior hoy dificultadas por el gran precio de las gangas hidráulicas.
Por lo demás la experiencia ha venido a confirmar del modo más concluyente todos los informes favorables que diversas autoridades científicas del país y extranjero dieron oficialmente respecto a la excelente calidad de las cales hidráulicas fabricadas en “La Primera Argentina” Departamento Punilla de esta Provincia.
Con tal motivo saludo atentamente a S.S.
Belisario A. Caraffa
San Millán secretario

─ Un Recuerdo para el Lago General Belgrano
El río fue siempre un personaje en la historia de la ciudad. Unos lo trataron con seriedad. Otros, provocando escandaletes al meterse muchachones en las aguas, entre alaridos, cuando a distancia de cincuenta metros damas enfundadas en trajes de gruesa tela y largos hasta los tobillos se daban un remojón.
El alboroto hizo que la Municipalidad prohibiera, el 29 de diciembre de 1892, bañarse cerca del actual parque Las Heras. Contemporáneamente, había entusiastas por levantar un muro en el cauce, a la altura de la calle Rivera Indarte, y las aguas se remansarían formando un lago hasta más allá del parque. Hablaban de dar así belleza a las orillas, mejor distracción a quienes paseaban, practicar competencias deportivas. Tanto amolaron a las autoridades comunales que éstas le dieron permiso al intendente Benigno Acosta para hacer construir el muro y el lago comenzó a formarse. Ni que hablar de la algazara popular provocada el 24 de septiembre de 1896, cuando el puente "Juárez Celman" -donde está el "Centenario"- se colmó de mirones. Coincidió la inauguración con otro aniversario de la espantada que le dio Belgrano a los godos en el Campo de las Carreras, en Tucumán, un 24 de septiembre de 1812 ¿Qué otro nombre para el lago sino "General Belgrano"? aunque, no faltaron los que querían distinto apelativo. Ante el gesto complaciente del gobernador José Figueroa Alcorta y otros funcionarios, el obispo, monseñor fray Reginaldo Toro, bendijo la obra con el conocido ritual y en nombre del intendente se despachó un florido discurso José Ibáñez y también el primer mandatario. Como todo había salido impecable, muchas felicitaciones recibió la comisión organizadora, integrada por monseñor Pablo Cabrera, Luis Argüello y Manuel Mota. El lago "General Belgrano" se convirtió en feliz atracción, sobre todo dominguera. Los botes de Luis Baldissone, muy seguros.
Y pasaron los años. El barro se acumuló contra el paredón. No faltaron quisquillosos, seguramente con olfato acostumbrado a perfume de alcoba traído de París, insistiendo ante periodistas amigos sobre los olores nauseabundos que se escapaban del lodo amontonado. En eso se estaba cuando una impresionante creciente causó espanto. Ya no se pensó más: una carga de dinamita hizo volar parte de la muralla, el 10 de abril de 1903, y pasó con furia la correntada. Pero la murmuración criticona insistió. Y provocó una orden. El teniente 1° José María Argañaraz, el 22 de enero de 1904, con un grupo de soldados, destruyó con explosivos, casi por completo, el pétreo muro. Ahora asoma una interrogación: ¿no se podría, con modernas técnicas, dar nuevamente vida y en el mismo lugar al lago "General Belgrano"?
Es apenas un proyecto y menos atrevido que algunos que andan por ahí.

 ─ Voladura del Dique Belgrano│(AGPC│Archivo de Gobierno de la Provincia de Córdoba)(AFJEE│Archivo Fotográfico Jorge Enrique Etchevarne)
Un Recuerdo para el Lago General Belgrano│Efraín U. Bischoff “Córdoba de Antaño” Vol. II 1880 a 1900 / Editorial Brujas 2004 ISBN 987-1142-46-3
El lago de regatas que fue demolido│Carlos A. Page / La Voz del Interior –redacción-

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg