Cerro de Las Rosas

Una vista hacia el norte de la ex emisora estatal LV3 Radio Córdoba, sobre Av Rafael Nuñez al 4250. Fue fundada el 5 de octubre de 1930 con el nombre de LV3 Radio Buenos Aires-Córdoba. En 1990, durante el gobierno del presidente Carlos Menem, la radio es privatizada y queda en manos del grupo Radiodifusora del Centro S.A.
Córdoba ciudad, República Argentina.

(Aporte de Marisa Alday/Posted on October 29 2019)
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10220573912567274&set=g.173750049424034&type=1&theater&ifg=1

Historia del Bº Cerro de las Rosas
-por Ma. Luisa Díaz Valentín de Alvarez-

En la década del '20, yendo para las sierras por Av. Rafael Núñez, el Sr. Bronenberg y su esposa María Teresa Díaz Valentín se detuvieron para admirar la belleza del paisaje del valle del que sería el Cerro de las Rosas. Teniendo como fondo las pintorescas sierras.
Como buen visionario, pues ya tenía otros loteos en La Falda y en Molinari, pensó: ''Esto es ideal para loteo, será un barrio selecto''. Hizo las averiguaciones para ubicar al propietario de ese campo y el 13 de Junio de 1928 se firma el boleto de compra-venta en la Escribanía Nª 8 de Frontera Vaca Escritura 294, folio 669.- En el mismo año se firma también la Escritura Pública de Venta, en la Escribanía nº1 de Modesto Moreno -Escritura 80, folio 299- vende Dña. Jacoba Malbrán de Escarguel una franja de 100 mts de ancho, por el largo. En la calle 3 se ensancha hasta lo que hoy es Nicanor Carranza, subiendo por Av. Rafael Núñez otras parcelas. En total suman 45 hectáreas. Los planos de este loteo los confeccionó el Ing. Bobone y Ferreira. Esto era el Puesto número 15 de Septiembre de la estancia ''Santa Jacoba''.
Esta zona era llamada ''La Tablada''. Bronenberg consideró que ese nombre estaba muy trillado y al estar elevadas estas tierras y próximas al barrio Las Rosas, dispuso ponerle ''Cerro de las Rosas'' y así se anotó en la escritura de compra.
Delineó las manzanas cada 200 mts. Para que los lotes fueran espaciados y los chalets tuvieran parques. Es la razón por la que las cuadras en esa franja tienen esa longitud.
Puso el nombre de Fernando Fader, por el pintor, a una de las calles principales y a la otra Tristán Malbrán por ex su dueño. A las calles transversales las numeró para que los que siguieran les pusieran nombres. A la calle 10 se la denominó Julio Escarguel, nombre que no debería haberse cambiado por recordar a uno de los primitivos dueños.
Plantó paraísos en las calles, y personalmente venía a regarlos todos los días, protegiéndolos con tejido de alambre para que las vacas no se los comieran. Pavimentó la calle Fernando Fader desde la subida, dando la vuelta por 10 hasta Av. Rafael Núñez, con carpeta asfáltica y la cuneta con piedra bola. Por allí hizo subir el ómnibus número 1 que llegaba hasta Argüello. Este era un ómnibus chico (Ford y Chevrolet) y para poder tomarlo teníamos que ir al Mercado Sur, donde empezaba el recorrido. Subía tanta gente que no solo estábamos apretados adentro, sino colgados de las ventanillas y de las puertas, era un verdadero racimo de gente, tanto que al querer subir Fader, muchas veces el conductor pedía que se bajaran la mitad de los pasajeros para empujar.
Bronenberg trajo la luz, el teléfono y puso la red de agua que provenía del pozo que hizo de 92 mts. de profundidad, tercera napa, con bombas a pistón, y un tanque elevado de chapones remachados y estructura metálica, ubicado en Av. Malbrán casi esq. Calle Nº5, pero desarmado al llegar O.S.N.
Para la venta de los lotes , las cláusulas indicaban que ''Los chalets tenían que tener techos de tejas y dejar jardín al frente y que no fueran para mal vivir''.-
A la subida la denominó Parque Autóctono, porque poco tiempo antes había estado en Mendoza, donde existía un parque con ese nombre, debido a que la única plantación eran cactus, le gustó la idea e hizo traer cactus aquí.
En la planicie de arriba hizo una plazoleta con una balaustrada, como un balcón para mirar la ciudad. Parece que Samuel Bronenberg hubiera presentido que muchos años más tarde, la estatua del Gral. Paz se emplazaría en ese lugar. Al remodelarse la Av. Vélez Sarsfield-Gral. Paz, eliminando las plazas redondas, una donde estaba la estatua de Vélez Sarsfield se colocó frente al Arzobispado y en la otra punta (Av. Gral. Paz y Tablada) el Gral. Paz se erguía airoso en su caballo en actitud de triunfo. Vulgarmente se las llamaba ''plaza del hombre parado'' (Vélez Sarsfield) y ''plaza del Caballo'' a la del Gral. Paz. Al desaparecer esta plaza y por iniciativa del Rotary Club, trasladaron la estatua del Gral. Paz al lugar donde se libró la batalla y ya tenía su lugar preparado.
En la calle 5 -hoy Arruabarrena-, entre Fader y Malbrán está un gran algarrobo, que según la tradición, bajo su majestuosa sombra descansó el Gral. Paz después de la batalla. Aún se conserva vivo aunque mutilaron algunas de sus largas ramas.
En la misma esquina de 5 y Malbrán, funcionó la radio L.V.3 entre los años 1933 y 1935, mudándose posteriormente a su edificio propio de Av. Rafael Núñez.
En 1928, Juan Fermín Olave, desde San Martín, donde vivía, diariamente subía al Cerro de las Rosas para repartir los periódicos y revistas a los moradores. Traía como ayudantes a sus dos hijos Juan Ramón de 10 años y a José Armando de 9, niños que crecieron, formaron sus hogares y siguiendo la tradición, hijos, nietos y bisnietos, la familia Olave es hoy toda una institución en la venta de diarios.
El primer negocio fue el almacén de Don Paco Torres, en Avenida Malbrán entre 5 y 6
La venta de estos lotes fue recibida con gran entusiasmo y rápidamente se empezaron a construir los chalets.
Cuando Bronenberg ya tenía casi toda la fracción vendida, José María Buteler (padre), siguió urbanizando las tierras de su suegra Da. Jacoba Malbrán de Escarguel en el año 1932, desde Av. Fader hasta Núñez, y desde Malbrán hasta Nicanor Carranza. Entonces José María Buteler tenía su oficina en la calle Lima entre San Martín y Rivadavia
Buteler siguió urbanizando esa gran extensión, abrió calles que arboló, dejó un amplio espacio para la plaza, donde las tardes de determinados días de la semana, venía la banda Municipal. Allí nos reuníamos las familias del barrio, departiendo amigablemente. Construyó otro pozo de agua con un gran tanque elevado, ubicado entre las calles Malbrán y Vélez, para así abastecer de ese elemento tan necesario a todas las familias.
El 10 de Noviembre de 1934 se funda la Sociedad de Fomento Urbano del Cerro de las Rosas, Alto y Bajo Palermo, con el fin de fomentar el progreso de los citados barrios.
Entre las familias fundadoras del Cerro figuran la familia Díaz Menéndez, Morón, Ing. Pablo Bracamonte, Montenegro, Banús, Dr. Arturo Juliá, Dr. Jorge Orgaz, Biasutto, Acuña, Cespedes, Pérez, Antonio Martinez, Ratner, Díaz, Macciavelli, Quiroga, Arrascaeta, Alvarez, Bissio, Vivanco, Fierro, y muchas otras.
También en calle 2 vivía Don García que vendía leche y con sus vacas recorría el Cerro deteniéndose en las puertas de las casas para ordeñarlas allí.
Se vivía una vida casi colonial, venían todos los proveedores a la casa. La despensa de Miguel Cechetto era la más importante en el Bajo, y él en persona venía todas las mañanas a preguntar si se necesitaba algo, ese pedido por ínfimo que fuera, lo traía a medio día y recogía el siguiente pedido, que al atardecer estaba en casa. Es decir que venía tres veces por día. Pablo, el pescador, un italiano bajito y morrudo, que durante 22 años, infaltable los Jueves, llamaba el timbre para ofrecer su mercadería; entraba a la cocina, pedía un diario y un plato, limpiaba con maestría los pescados que dejaba en el plato y los restos los envolvía en el diario y se los llevaba ''para tirarlos en el campito''. Tampoco hay que olvidar a Don Felix, el verdulero que venía con su carro tirado por un caballo, y paraba casa por casa.
La farmacia más cercana era la farmacia Schteinschrber, en la esquina de la Casa Cuna, -hoy Hospital Pediátrico- en San Martín sobre Castro Barros. Recibía los pedidos por teléfono y aunque fuera un tubo de aspirinas, lo mandaba con un cadete en bicicleta.
Como único lugar de esparcimiento estaban ''Los Diablos Rojos''. En Av. Núñez. Casi una manzana al aire libre, cercada con alambre, una tarima de madera con un telón rojo detrás, los músicos de la orquesta también vestidos de rojo. Tenían una pista de cemento para bailar y lo demás piso de tierra donde estaban las mesas y sillas de hierro. En el verano concurrían las familias del Cerro de las Rosas y muchísimas del centro de Córdoba ciudad.
Debemos unas palabras de gratitud y admiración para el Dr. Valentín Méndez Calzada, quien en su ansia de cultura, en el año 1942, cuando todo aún era monte entre Fader y Av. Núñez, edificó en la esquina de la Av. Núñez y calle 6 bis -hoy Roque Ferreyra-, donde está la Perfumería El Balcón, un local para biblioteca, equipada con sus libros. A continuación, un gran salón destinado a actos culturales. Pensaba traer destacados oradores y promover la cultura en toda forma. Por calle 6 bis edificó también su casa. Lamentablemente no pudo ver su obra cumplida, falleció a los 52 años.- Fue un altruista que contribuyó a la urbanización, colaborando y apoyando en toda forma. Su esposa, María Rosa M.C. de Méndez Calzada, sigue cediendo gratuitamente el local para la biblioteca.
El 4 de Septiembre de 1942, Hugo Hernán Ferreyra abre su almacén en Fader y sus hermanas Elida y Elda Ferreyra, dos años más tarde inauguran la primer mercería de la zona.
En el año 1943 se fundó el Club La Tablada; su primera sede estaba en Av. Rafael Núñez esquina 5. A los pocos años se muda a Av. Núñez esquina 4 a otra casa más amplia, donde agrandan las actividades y el número de socios; tomando notoriedad sus actividades. Muchos años más tarde se traslada a su sede actual en barrio Urca; su primer Presidente fue el Dr. Dini, y vice Agustín Biasutto; la Sra. de Biasutto fue elegida presidenta de la comisión de fiestas, cargo que desempeñó durante 15 años.
Por las noches estaba la ronda policial para vigilar. Dos policías de a pie rondaban por las calles. Cuando llegaban a la calle10 hacían sonar su silbato, que en el silencio de la noche, resonaba hasta lejos. A éste le respondía desde la calle 4 la otra pareja que tenía igual misión. Así, caminando, pasaba la vigilia con el riesgo de ser golpeados. Después de varios años los proveyeron de caballos. En la A. Malbrán, entre 6 y 7, estaba la garita policial, su espacio era mínimo, tenía teléfono y permitían hablar por él. (La mayoría de las casas carecían de teléfono).
La juventud vivía feliz con las calles de tierra, andando en bicicleta o a caballo, que algunos tenían en su casa, otros los alquilaban a Don Nieto, antiguo vecino del barrio. Cuando en 1962 se pavimentaron las calles, los jóvenes se lamentaban diciendo: “para nosotros se acabó el encanto del Cerro”. Este adelanto derribó muchos añosos árboles de Paraíso, y a un famoso algarrobo que estaba en medio de la calle 8, con un cantero de piedras y los frentes de las casas retirados en rotonda, se la denominaba ''la calle del algarrobo''.
La única capilla era Nuestra Señora del Valle, pero permanecía cerrada, así que para cumplir el precepto, forzosamente debíamos ir al Barrio San Martín, donde se celebraba una sola misa, o directamente al centro. La población fue creciendo y era indispensable tener dichas ceremonias en la zona. En el año 1942 Mons. Castellano destacó el Padre Rodolfo Vaca, en esa época Capellán del Ejército, para que celebrara misas en ella los domingos y días festivos; después lo sucedió el Padre Monguillot.
En el año 1945, se siente la necesidad de tener un templo propio. Con ese fin se hace una colecta. A todos los contribuyentes se les da un diploma como comprobante de su donación. Se compró un terreno frente a la plaza, pero por falta de medios, no se podía edificar. Pasaron varios años, las familias se fueron sumando, llegando los chalets hasta Av. Rafael Núñez. Ya ese terreno quedaba retirado y se vendió para buscar otro más equidistante. Se empieza el trato con la Sra. María Rosa M.C. de Méndez Calzada, quien vende a muy bajo precio, donde está la Parroquia del Espíritu Santo.-
El 31 de diciembre de 1953 se inaugura la cripta y los oficios religiosos se siguen haciendo en ella. Su primer párroco fue el Padre Bertaina. Donde está la primera capilla se abrió el Colegio Parroquial.
El 27 de Mayo de 1964 se inaugura la parroquia del Espíritu Santo en la calle 6 , y se designa párroco al Padre Bartolomé Costamagna, que actualmente sigue en su cargo.
En 1945 la escuela Juan Zorrilla de San Martín recibe a sus primeros alumnos, viene a llenar una gran necesidad, ya que todavía no había colegios en el Cerro de las Rosas. Gracias a la gestión de Don Pedro Javier de Allende y del Ing. Pablo Bracamonte; quienes solicitaron al Gobernador Amadeo Sabatini que una de las dos escuelas que funcionaban en el camino a Pajas Blancas, en Los Boulevares, se trasladara al Cerro que no tenía un establecimiento educacional. Este pedido fue atendido favorablemente. El alumnado fue creciendo hasta colmar las aulas. Familiarmente los chicos la llamaban ''la piojera'', era cuando funcionaba en una casa sobre Av. Fader.
Siendo su directora la Sra. María Cenobia de Allende de Juncos desde 1948 hasta 1956, inicia los trámites para la compra del terreno donde se edificaría el nuevo colegio.
La Sra. Silvia Damevín de Rolando, en Octubre del 1945, instala la primer farmacia del Cerro, en el local edificado por el Dr. Méndez Calzada donde hoy está la perfumería ''El Balcón''. Estuvo allí cinco años hasta que en 1950 se muda a su propio local Av. Núñez 3798: Farmacia Damevín.
Entonces la Av. Núñez era de una sola mano, años después se expropiaron algunos terrenos y se ensanchó.
Entre 1947 y 1952, la Escuela Claren funcionó en la casa donde hoy está el Canal 12 sobre Av. Fader. Después se trasladó a la calle Malbrán y calle 4, donde hoy funciona un geriátrico, y en 1965 se mudó a Argüello como Colegio Alemán.
Las Madres Escolapias, también llegan al Cerro de las Rosas. En el año1950 se instalan en una casa de la Av. Malbrán 983 mientras edifican su edificio actual, donde se mudan en 1951, atendiendo los primeros grados.-
En el año 1957, Bronenberg con su familia se trasladan a Buenos Aires. Entonces cedió gratuitamente a Hidráulica el pozo de agua con sus motores ya centrífugos, el terreno donde estaban instalados, así también la casa del cuidador, un pasillo para la entrada y toda la red de cañerías.-
En el año 1959, José Luis Di Fiori, lucha incansablemente hasta conseguir que el Canal 12 de televisión viniera a Córdoba y se instalara en el Cerro de las Rosas, en el lugar donde está hoy y que era una gran casona de dos plantas.-
Al cumplirse los 50 años de la fundación del Cerro, como homenaje a su fundador, Samuel Bronenberg, los antiguos vecinos le ofrecieron una cena en el Restaurant Serapio, en la calle Colón al 4500. Asistieron cerca de 300 personas. Bronenberg habló con verdadera emoción, refiriéndose a como había sido el principio del Cerro de las Rosas, al que le dedicó esmerada atención. Se le obsequió una plaqueta recordatoria que nunca se colocó.
Bronenberg nació en Casilda, Provincia de Santa Fe, sus ancestros provienen de Alemania (Colonia) Ferviente devoto de la Virgen María.

El 11 de Marzo de 1895 se caso con María Teresa Díaz Valentín, tuvo cuatro hijos: Beatriz, Pedro, Ernesto y Rosa María, de los cuales sólo vive Ernesto en San Isidro Buenos Aires.

Otra institución muy antigua es el Club Teléfonos, ubicado en el valle bajo la Av. Fader; que en sus comienzos fue muy reducido, más tarde se abre la inscripción de nuevos socios y entonces se expande la actividad deportiva, construyendo varias canchas y una gran pileta de natación.


María Luisa Díaz Valentín de Alvarez - L.C. 7.326.200.-
Calle Gregorio Gavier 1836 - (ex calle 10) Cerro de las Rosas - Córdoba.
Diciembre de 1987.-
María Luisa falleció el 2 de Junio de 1993 a los 89 años.
Samuel Bronenberg falleció en el año 1988.

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg