Patentes de Invención y Marcas de Fábrica

Marcas Solicitadas│1910│Acta No. 30.256

"Ariel"
The Ariel Cycle Company, Limited. Bicicletas, triciclos, motocicletas y partes de los mismos.
Julio 16 de 1910 -- Clase 25.
v-23 Julio

(De Marcas Solicitadas / Oficina de Patentes de Invención y Marcas de Fábrica de Comercio y de Agricultura - Boletín Oficial de la República Argentina, Tomo 9, Año 1910.)

(HLPC│Hemeroteca Legislatura de la Provincia de Córdoba)

Patentes de Invención y Marcas de Fábrica

Una patente de invención es un derecho exclusivo que el Estado otorga al inventor, a cambio de que éste brinde a la sociedad el fruto de su investigación.

La solicitud de patente se publica a los 18 meses, dejando de ser secreta para pasar al estado de público conocimiento.
Una Marca es un signo, con capacidad distintiva, que permite diferenciar los productos o servicios de una empresa. Bajo los términos del Art. 1 de la Ley 22.362, "las marcas comerciales para distinguir productos y servicios pueden incluir, entre otros: una o más palabras con o sin ningún contenido conceptual, dibujos, emblemas, monogramas, grabados, estampados, imágenes, combinaciones de colores aplicados a un área determinada de un producto o su envase, la envoltura o envase, combinaciones de letras y números con diseño especial, slogans publicitarios,relieves distintivos y todo otro signo con tal capacidad.”

La marca comercial no sólo permite la identificación de bienes o servicios sino también representa el prestigio de sus fabricantes.
De acuerdo con la definición que proporcionaba el art. 1 de la antigua Ley No. 111 del año 1864, "Los nuevos descubrimientos o invenciones en todos los géneros de la industria, confieren a sus autores el derecho exclusivo de explotación, por el tiempo y bajo las condiciones que se expresarán, conforme a lo dispuesto en el artículo 17 de la Constitución.
Este derecho se justificará por títulos denominados PATENTES DE INVENCIÓN, expedidos en la forma que determinará esta ley.

Por su parte, el art. 3 de la Ley 111 establecía que: "Son descubrimientos o invenciones nuevas: (a) los nuevos productos industriales, (b) los nuevos medios, y (c) la nueva aplicación de medios conocidos para la obtención de un resultado o de un producto industrial.
Pero la antigua Ley 111, contenía también en su art. 4, prohibiciones de patentabilidad que recientemente generaran fuertes polémicas y que finalmente originaran su derogación y reemplazo por la vigente Ley 24.481.
Así, el art. 4 de la Ley 111 establecía que "No son susceptibles de patentes las composiciones farmacéuticas; los planes financieros, los descubrimientos o invenciones que hayan sido publicadas suficientemente en el país o fuera de él en obras, folletos o periódicos impresos, para ser ejecutados con anterioridad a la solicitud: los que son puramente teóricos sin que se haya indicado su aplicación industrial y aquellos que fueren contrarios a las buenas costumbres o a las leyes de la República".

El Dr. Tomás A. Le Breton y la idea de crear un Estudio Jurídico.
-Oficina de Patentes y registro de Marcas 'Obligado y Cía'-
En un país joven en lo concerniente a Propiedad Industrial, a 25 años de la sanción de la Ley de Patentes y a apenas 13 años de la Ley de Marcas, el futuro Dr. Tomas Le Breton, siendo aún un estudiante de leyes de 21 años, decidió junto con algunos estudiantes más, organizar un Estudio Jurídico, para que cada uno de ellos pudiera dedicarse a un área legal específica. El joven Le Breton, eligió los asuntos relacionados con la Propiedad Industrial, un tema por el cuál sentía una genuina vocación.
En 1891, Le Breton se gradúa como abogado con una tésis titulada "Patentes de Invención ", en donde aporta una mirada crítica a la Ley 111, sugiriendo ya entonces enmiendas que recién verían la luz 100 años después, con la sanción de la nueva Ley de Patentes en 1995. Mientras tanto, el visionario Dr. Le Breton le sugiere a su compañero Bartolomé Obligado separar las tareas: el estaría a cargo de la dirección de la Oficina de la Propiedad Industrial y el Sr. Obligado fundaría la Oficina de Patentes y registro de Marcas bajo su nombre, dando origen así a una fructífera sociedad, cuyo legado perdura hasta nuestros días.
Como un inmejorable modo de inaugurar el nuevo siglo, el Dr. Le Bretón, ya un referente de la “Generación del ‘80”, comenzó a editar en el año 1900 la revista “Patentes y Marcas”, primera publicación del país y pionera en Sudamérica destinada exclusivamente a la Propiedad Industrial e Intelectual, que comprendía la publicación oficial de las patentes de invención concedidas en nuestro país y la jurisprudencia de los tribunales argentinos en materia de Propiedad Intelectual.
Tal fue la importancia de esta publicación, que el gobierno de entonces concedió a Obligado & Cía. la publicación oficial de las patentes de invención, situación que perduraría ininterrumpidamente por más de medio siglo, hasta que el Estado Argentino comenzara a editar su propia publicación.
Mientras tanto, la importante carrera política del Dr. Le Breton, en la que se destacaría como Diputado, Senador, Ministro de Agricultura y Embajador en U.S.A., Francia e Inglaterra, entre otros cargos, lo obligaría a apartarse lentamente de los negocios, dejándolos completamente bajo la dirección del Sr. Obligado, quien llevó adelante el Estudio hasta el día de su muerte, en 1927.
A partir de ese momento, la dirección de la empresa recaería sobre los colaboradores más cercanos del Sr. Obligado.

(http://www.obligado.com.ar/seccion.html)

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg