El cambio del sentido de circulación en Argentina

Esquina de Corrientes y Callao. Buenos Aires. Circa 1930.
Buenos Aires, República Argentina.

El sentido de circulación en Argentina se llevó a cabo de forma organizada, mediante campañas y anuncios instruyendo a la población sobre las medidas y precauciones a tomarse.
A las 5.55 del Domingo 10 de Junio de 1945, un ejército de policías hacía sonar sus silbatos y les indicaba a los automovilistas que lentamente se pasaran de carril o giraran el vehículo y aguardaran frenados cinco minutitos. A las 6, la Argentina ingresó al Primer Mundo de la circulación. Fue el fin del manejo a la inglesa.


Dpto. Documentos Fotográficos. Álbum Aficionados. Inventario 319855. Buenos Aires. Argentina. (AGN│Archivo General de la Nación)

El cambio del sentido de circulación en Argentina

La historia del sentido de circulación en nuestro país no deja de ser curiosa. Para poner orden en el caótico tráfico callejero de la ciudad de Buenos Aires, por Ordenanza Municipal del 4 de abril de 1872 se dispuso que “los carruajes deberán siempre marchar por la derecha de la calle”.
Pero por entonces ya habían avanzado los ferrocarriles, que circulaban todos por la vía izquierda, excepto el de Casa Amarilla al Puerto de Ensenada construido por el ingeniero William Wheelwright, oriundo de EE. UU., país donde desde la Independencia se avanzaba por la derecha.
En vista de ello, o sea por la predominancia de la costumbre inglesa, el intendente Francisco Seeber reguló el 17 de mayo de 1889 que el tránsito debía desarrollarse por la mano izquierda, disposición confirmada por otra del 16 de julio de 1897.
Pero entretanto se afianzó en Latinoamérica la circulación por la derecha dada la fuerza y la influencia que en este sentido ejercían los Estados Unidos. Por ello también en la Argentina comenzó un movimiento para el cambio hacia la derecha.
Se envió al ingeniero Nicanor Alurralde a EE. UU. para estudiar las condiciones y la señalización, en tanto el Automóvil Club Argentino inició una campaña preparatoria que culminó en la propuesta de un cambio para el 5 de octubre de 1944 (Día del Camino).
Empero la medida se efectivizó recién el domingo 10 de junio de 1945, a las 6 a.m.
El ministro de Obras Públicas del presidente Farrel, Juan Pistarini, firmó el decreto que establecía que el domingo 10 de junio de 1945 todos los autos del país debían modificar su sentido de marcha. Se determinó que la primera semana se manejaría a menor velocidad.
La campaña se inició de inmediato. Se imprimieron calcomanías que debían pegarse en los vidrios de los autos. Las flechas indicaban por dónde debían ser pasados: por la izquierda. Los folletos con consejos buscaban resolver las situaciones de incertidumbre -por ejemplo, en una bocacalle- con frases como: Piense que si usted es una persona serena, el otro conductor puede ser un novicio de temperamento nervioso y perder el control en momento de peligro.
Otro de los consejos era: Si se encuentra de frente con otro coche que no tiene en cuenta el cambio de mano, usted debe detener su vehículo y hacer al otro conductor las indicaciones necesarias. ¿Habrán nacido allí los gestos que aún hacemos desde nuestros autos, para demostrar unos a otros y otros a unos que están o estamos equivocados?
Como medida complementaria se modificó el sentido de circulación de muchísimas calles. Brigadas del Touring Club Argentino y del Automóvil Club Argentino salieron con escaleras y martillos a estampar carteles viales.
Se dieron vuelta 280 señales y se adhirieron a las esquinas 6500 flechas indicadoras del sentido de la circulación.
Se acordó que los trenes y subtes no cambiarían de mano para no sumar más confusiones. Debe señalarse que la motivación para que las autoridades acelerasen el trámite fue la inminente habilitación del puente Uruguaiana-Paso de los Libres prevista para el 12 de octubre (Día de las Américas).
Puesto que en Brasil se marchaba por la derecha, hubiese sido necesario un engorroso enlace en las cabeceras del puente para que los vehículos cambiaran de mano. De modo que el cambio se adelantaba cuatro meses a la habilitación de dicha unión sobre el río Uruguay. La Argentina y Uruguay eran a la sazón los últimos dos de los entonces 22 estados americanos donde el tránsito se movía por la mano izquierda.

En el pasado feudal, cuando la violencia se combatía con violencia y siendo la mayoría de las personas diestras, era obvio que se hacía necesario tener el brazo derecho presto a la defensa.
La espada era empuñada por la mayoría, con la derecha y por tanto, era mejor moverse a la izquierda de la gente para estar presto a usar ese brazo en cualquier momento. Normalmente se mantenía la espada envainada a la izquierda, protegida de los posibles oponentes y de paso se evitaba golpear accidentalmente a las personas, con la empuñadura del arma envainada, mientras caminaban.
La revolución francesa impulsó la circulación por la derecha en Europa continental. La razón era marcar distancia con los aristócratas, que siempre circularon por la izquierda, forzando a los campesinos a moverse por el lado derecho, a quienes los adelantaban prepotentemente. Pero luego de la toma de la Bastilla, los aristócratas bajaron el perfil, para pasar desapercibidos, y tomaron el camino del lado derecho.
Pero, en 1794, mediante decreto dado en París, se oficializó la circulación por la derecha. Al mismo tiempo se imitaba la misma medida en otros países. Napoleón Bonaparte: Durante las conquistas napoleónicas, se extendieron las normas derechistas en los Países Bajos, Suiza, Alemania, Polonia, Rusia y muchos otros países.
Pero en las naciones que se oponían a Napoleón, Gran Bretaña, el Imperio Austro-Húngaro, España e Italia, mantuvieron sus normas de circulación por la izquierda. Estas normas prevalecieron hasta la Primera Guerra Mundial.
A partir de 1800, cuando se comenzaron a dictar normas de circulación de vehículos, los británicos trataron de imponer su criterio y todas sus colonias fueron adheridas a las normas de Gran Bretaña. Por esa razón, India, Indonesia y en general todas las colonias británicas del sureste asiático y Australia, más las colonias africanas, establecieron el tráfico por el lado izquierdo.
Egipto fue la excepción, porque ese país fue conquistado por Napoleón, convirtiéndose en Dependencia Británica y no colonia.

El Imperio Japonés: En Japón se circulaba por la izquierda aunque no fue colonia británica, norma que comenzó muchos años atrás y fue oficializada en 1872, cuando se construyó el primer ferrocarril con tecnología británica, a la que siguió la construcción de una red de tranvías.
Años después, en 1924, la circulación por la izquierda se convirtió en ley. Estados Unidos: Durante los primeros días de la colonización de América del Norte, los británicos llevaron su norma de circulación por la izquierda. Pero, a raíz de la independencia, para darles la contra a los ingleses con quienes deseaban cortar todo vínculo, comenzaron a circular por la derecha. Esto causó gran beneplácito entre los miles de inmigrantes de otros países europeos, que en cierto modo también influyó en la toma de la medida.
La norma de circulación por la derecha se firmó en Estados Unidos en 1792 y se convirtió en ley en 1804.

Dominio del Canadá: En el Dominio de Canadá la norma usada era la británica y por tanto la circulación era por la izquierda, pero en los territorios dominados por los franceses se circulaba por la derecha.
En Europa, poco a poco los países fueron cambiándose también a las normas de circulación por la derecha. La ley portuguesa de circulación, se extendió a todas sus colonias. En Italia el estándar cambió de la circulación por la izquierda a la derecha en 1890, pero las ciudades con tranvías antiguos los mantuvieron como estaban, es decir, mientras los carros a motor circulaban por la derecha, los tranvías lo hacían por la izquierda.
Finalmente, en 1920 se oficializó la circulación por la derecha en toda Italia. En 1923 se inauguró la gran autostrada Milán-Lagos de Lombardía de 130 km de longitud. España: Hasta 1930, en España no había una regulación del tráfico. Barcelona circulaba por la derecha, pero Madrid lo hacía por la izquierda, ciudad que se cambió a la derecha en 1924, seis años antes que se oficializara la norma de circulación.
Por su parte la disolución del Imperio Austro-Húngaro, después de la Primera Guerra Mundial, no produjo ningún cambio, los vehículos en los caminos de Checoslovaquia, Yugoslavia y Hungría continuaron circulando por la izquierda.
Además de la constante publicidad oficial, las empresas hicieron su aporte. Cinzano publicó un aviso en los matutinos: Hoy cambie de mano, y siga tomando vermouthCinzano.
La joyería Escasany mostraba un reloj de pulsera con correa de cuero que pasaba a la mano derecha. Su eslogan alusivo fue: Hoy, cambio de mano. Verifique la velocidad de su coche con cronógrafos de Casa Escasany. Otro aviso: Tome su derecha y tome Geniol. El de pinturerías Alba: Desde el Alba del 10 de junio, todo el país cambiará de mano. La única mano que se conserva es la mano de pinturas Alba.
A las 5.55 del Domingo 10 de junio de 1945, un ejército de policías hacía sonar sus silbatos y les indicaba a los automovilistas que lentamente se pasaran de carril o giraran el vehículo -por el cambio de sentido de más de 100 calles-, y aguardaran frenados cinco minutitos.
A las 6, la Argentina ingresó al Primer Mundo de la circulación. Fue el fin del manejo a la inglesa.

(Federico Kirbus http://kirbusruta40.blogspot.com.ar/2007/11/trnsito-por-la-izquierda-en-la.html)(Daniel Balmaceda http://www.lanacion.com.ar/1729203-cuando-dejamos-de-manejar-a-la-inglesa)

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg