Santiago del Estero de Antaño

Villa Evita. Vista de Conjunto Escuela - Capilla - Viviendas - Avenida Principal. 14 de Diciembre de 1951.
[A seis cuadras del centro de la ciudad -de Santiago del Estero- se levanta uno de los Barrios para obreros y empleados que construyó la "Fundación Ayuda Social María Eva Duarte de Perón". Realizados en estilo moderno, proporcionarán a sus ocupantes viviendas cómodas. Tres barrios como éste inaugurará la "Fundación".] (Texto suplemento especial Diario "La Provincia", Santiago del Estero, en su edición del 9 de Mayo de 1949.)
Santiago del Estero, República Argentina.

(DNA│Archivo Técnico Administrativo Dirección Nacional de Arquitectura / Distrito Centro)(OHHG│Colección Oscar Herminio Herrera Gregorat)

Santiago del Estero de Antaño
Santiago del Eestero, la Provincia Modernizada.

Santiago del Estero es otra de las provincias que no podían escapar a la vorágine de prosperidad que se ha producido en el país durante estos últimos años.
Se la ve remozada y fortalecida en todos sus aspectos, sean éstos económicos, sociales o urbanos. Grandes obras públicas, reconstrucción de nosocomios, pavimentación de calles y caminos le han dado un aspecto completamente nuevo.

Diríase que ha despertado de ese letargo tan característico de las provincias que durante décadas permanecieron estáticas por falta de ese dinamismo vitalizador que suele hacer de las autoridades y de sus pobladores una norma invariable que se entronca en la indiferencia y se concreta en el estancamiento, débil a esa absoluta falta de iniciativas gubernamentales y al inveterado vicio que caracterizó a los poderes centrales para restarle el apoyo que debía acelerar su evolución.
Tiene la Provincia una extensión de 145.670 Km2 y una población de 670.890 habitantes. Felizmente, hoy la citada provincia ha entrado de lleno en el ciclo de las transformaciones con el objeto de ensamblársela para las modernas exigencias del turismo. Hay más dedicación para ofrecer a los viajeros atenciones que hagan grata su permanencia y más comodidades para que la vida se desenvuelva dentro de un marco ameno y acogedor.
La Dirección Provincial de Turismo, que no podía sustraerse al empuje de las autoridades, ha tenido la satisfacción de ver considerablemente aumentado el número de viajeros merced a las facilidades que hoy ofrecen las vías de comunicación. Grandes caminos han sido reconstruidos y otros inaugurados recientemente para que el turista pueda trasladarse de un punto a otro de la provincia a contemplar y disfrutar de los hermosos panoramas con que cuenta como don esencial de la naturaleza.
La ciudad de Santiago del Estero hoy magníficamente modernizada tiene 84.610 habitantes y está situada a la orilla del río Dulce y a 186 metros sobre el nivel del mar. Dista de Buenos Aires 1.014 kilómetros. Entre las obras nuevas cabe destacar el edificio para la Asistencia Pública, el de la Legislatura, el de los Tribunales y la reconstrucción de los Templos de la Merced, Santo Domingo y San José de Belgrano.

Sus plazas y paseos públicos que, gracias a las benignidades del clima, parecen siempre un ramillete florido, han sido totalmente modernizados. Sus servicios públicos han mejorado considerablemente: agua potable, obras sanitarias, asistencia pública y un constante saneamiento que hace de Santiago del Estero una ciudad higiénica por excelencia. Pero no es posible hablar de esa provincia si no se hace un alto en la consideración de uno de sus más preciados tesoros.
Nos referimos a sus termas de Río Hondo en torno de las cuales las autoridades han adoptado importantes providencias para facilitar el acceso de los millares de viajeros que anualmente se concentran allí para disfrutar de sus saludables privilegios. Se ha habilitado un puente carretero que suprime el servicio de balsas y se han mejorado todos los caminos y paseos de los contornos.
Se ha procurado que cada doliente sepa cuáles son las termas que más convienen a su salud, servicio que está a cargo de facultativos especializados. Ya no se va allí con los ojos cerrados. Cada terma tiene su indicador. Diríase mejor, su vigía que vela por la buena administración de esas aguas que, según celebridades científicas, son muy superiores, en lo que a condiciones terapéuticas se refiere, a las de Aixes-les-Bains, Villa Vieja de Nules, Aix en Provence, Sainte Marie, Bagnoles de Germe, La Toja, Ragatz, Sulvanes, Chateauneuí, Saint Laurent, Saubousse, Tepliz-Schoenan y muchas otras. Vamos a consignar a continuación las apreciaciones de un distinguido médico que anualmente concurría a les Termas de Río Hondo, el doctor Avelino Gutiérrez, quien dice textualmente: “Los santiagueños tienen en el clima de su ciudad capital y en las Termas — comprendidas ambas en una buena zona climática — dos minas de inapreciable valor para la salud y la economía de la provincia. La ruina climática — llamémosla así — es inagotable y permanente.
El gobierno de la provincia no debe ignorarlo y no debe escatimar medios aunque sean costosos, a fin de proporcionar las comodidades necesarias y un perfecto aprovechamiento de las saludables condiciones naturales.
De ese modo serán fructíferos todos los esfuerzos que se hagan para atraer a los necesitados de salud.” Evidentemente, estos consejos del distinguido facultativo, aunque tarde, han sido tenidos en cuenta. Todo ha sido modernizado. No menos interesantes son las referencias del doctor Alvarez en su obra “Las Termas de Río Hondo” y el estudio realizado por el doctor Hércules Corti acerca del cual se han hecho elogios.
En lo que respecta a las bondades curativas de las aludidas termas, que anteriormente se llamaban “Aguas del Sol”, el lector encontrará más adelante interesantes detalles que le permitirán conocer cuáles pueden ser de las numerosas fuentes salutíferas, las que más convengan a su mal, claro está que previas indicaciones médicas.
Y ahora volvamos a hablar de la provincia. Su ciudad capital, si bien es cierto que conserva aún el aspecto que le dan sus viejas casas de estilo colonial, ha roto con esa tradición levantando edificios de modernas líneas arquitectónicas. El trazado de sus calles nuevas indica la tendencia de ir cambiando, en lo que sea posible, la característica vetusta de su ejido, que encierra instituciones educacionales, bibliotecas, centros de cultura, museo, lugares diversos de atracción, el teatro 25 de Mayo, cuya modernización está en marcha, cinematógrafos, buenos hoteles.
Y si a todo esto agregamos la magnificencia de sus sierras, sus bosques, sus ríos y sus admirables panoramas de Villa Guasayán, Cerrillos, Sinchi, Caña y otros, puede decirse que la provincia de Santiago del Estero es uno de los lugares más destacados para el turismo de invierno. Santiago del Estero ha tenido dos fundaciones, una en 1545 por Juan Núñez del Prado y otra en Diciembre de 1553 por Francisco de Aguirre. Tierra de tradición, su historia evolutiva, que data desde mucho antes de la conquista hispánica, comienza en la oscuridad de los tiempos idos, para enancarse, por decirlo así, en la formación de una raza viril, entregada al trabajo en sus bosques milenarios, pletóricos de maderas finísimas, a sus cultivos, a sus industrias diversas.

(GPT│Guía Peuser de Turismo Año VIII - Nº 8 - 1949)

Ultimas imágenes publicadas

Envíenos sus imágenes!

Agregar archivos
1000 caracteres restantes
fdab570681270a57d9b892246861dd0d.jpg
9b22a357230a1303f7bac08d810d2a1a.jpg
ba702e6dead8553e7a5ca0b5c814b890.jpg
9e6b19da6c27d2e3e6ca9ec90b166731.jpg
3404b1eefab3fe5e73e13fe6c723ac7b.jpg